ES

Los diferentes métodos de producción

Bülte emplea varias técnicas diferentes para la fabricación del conjunto de sus familias de productos. La fabricación de piezas de plástico es compleja y depende de numerosos factores, entre ellos, las características del material o la lista de requisitos de aplicación de las piezas.

Nuestros medios de producción de piezas de plástico

El medio de producción viene incluso a veces determinado por las especificaciones del cliente. En ausencia de estas, los expertos comerciales de Bülte se encargarán de determinar con el cliente el modo de producción que mejor se adapta a sus necesidades.

Si bien Bülte emplea varios medios de producción diferentes, la inyección es el más importante de todos.

El moldeo por inyección es el proceso que más emplea Bülte para la fabricación de piezas estándares de plástico y, en especial, de separadores por inyección de plástico y arandelas por inyección de plástico, dos familias de productos claves en la actividad de Bülte.

Los medios de producción disponibles son los siguientes:

Inyección de plástico, mecanizado, fresado o decoletaje, corte tradicional, corte por chorro de agua, sobremoldeo, moldeo por inmersión y extrusión.

Bülte - Production des pièces plastiques

La inyección de plástico

La inyección de plástico consiste en fabricar objetos/piezas a partir de un material plástico fundido que se inyecta a presión en un molde instalado en prensas de inyección.

¿Cuándo utilizar la inyección de plástico?

La inyección de plástico es un método de producción destinado a la fabricación de piezas idénticas en series de mediano a gran tamaño. Normalmente, la inyección de plástico empieza a ser interesante frente a otros métodos a partir de unos centenares de piezas. Además, se trata del procedimiento más empleado en el universo de la transformación del plástico.

Polímeros que mejor se adaptan al moldeo por inyección

En el caso de la inyección de plástico, Bülte emplea materiales que se deforman con el calor, es decir, termoplásticos. Esta propiedad los hace fácilmente modulables, adaptables al molde y reciclables casi indefinidamente. Por este motivo, Bülte vuelve a triturar el excedente de materia prima que se desprende del molde —esto es, los sobrantes— durante la eyección de la pieza.

De hecho, este proceso se basa en el diseño de un molde que se fabrica con la forma exacta de las piezas deseadas.

Usinage plastique

El mecanizado

El mecanizado de plástico es un método apto para la fabricación de piezas técnicas en series de pequeño a mediano tamaño.

El mecanizado sirve para conformar piezas con ayuda de herramientas y máquinas convencionales para madera y metal, de modo que no es preciso invertir en herramientas complejas ni costosas. Además, la posibilidad de fabricar piezas con espesores de pared finos y variables con tolerancias estrictas es un auténtico valor añadido.

Por otra parte, la fabricación de piezas mecanizadas permite diseñar conjuntos complejos de diferentes componentes y materiales distintos que a menudo resultan irrealizables e incompatibles para la inyección, como en el caso de la combinación de termoplásticos con termoendurecibles. De hecho, algunos materiales como los fabricados a partir de PTFE y mezclas de poliamidas resultan muy difíciles de inyectar. Se trata de un medio de fabricación fiable, estable y que permite cierta libertad de diseño.

El decoletaje

En el ámbito técnico, por «decoletaje» se entiende un campo de la fabricación que consiste en mecanizar piezas, como tornillos, pernos, pasadores, etc., mediante una retirada de material a partir de una barra de plástico con ayuda de una herramienta de corte (por lo general, de tipo cuchilla). El decoletaje se realiza en máquinas conocidas como «máquinas de decoletaje» o «tornos automáticos», cuyos movimientos se generan por medio de sistemas de levas o de control numérico (CNC).

 Las piezas se mecanizan en series pequeñas, medianas y grandes en tornos automáticos convencionales (de cuchillas) o de control numérico. Estas se mecanizan unas tras otras en la barra con el objetivo de alcanzar una productividad y una precisión elevadas.

Este método se emplea, principalmente, en los sectores automovilístico, aeronáutico, aeroespacial, médico o electrónico, pero también en los relacionados con electrodomésticos, conectores, construcción, maquinaria agrícola, armamento, electricidad y energía nuclear.

El corte tradicional

Este método consiste en realizar el corte de planchas termoplásticas de diferentes formatos y espesores con ayuda de maquinaria, ya sea de tipo láser o numérica. Se trata de un modo de fabricación que permite una libertad total en cuanto a la forma y una precisión de ejecución única. Tanto para una fabricación individual como en serie, Bülte ofrece una solución de corte para todos los proyectos. Esta técnica permite obtener unos acabados excelentes.

El corte por chorro de agua

Esta técnica es un procedimiento de fabricación que consiste en el corte de material con ayuda de un chorro de agua a alta presión al que se le incorpora, si es preciso, una arena muy fina como aditivo. El corte por chorro de agua es fiable, preciso y ecológico.
Las ventajas del corte por chorro de agua son numerosas:

  • una gran velocidad de corte;
  • la posibilidad de cortar materiales con multitud de formas;

  • la flexibilidad (desde la creación de prototipos hasta la fabricación en grandes series),
  • la posibilidad de corte con espesores elevados.

El sobremoldeo

El sobremoldeo es una técnica que consiste en realizar un moldeo sobre un producto ya terminado. Dentro de Bülte, la técnica del sobremoldeo se emplea con las tuercas y los tornillos que combinan plástico y metal, es decir, en las piezas compuestas por dos materiales. Así, este método consiste en la inyección de plástico en un inserto metálico: en este caso, Bülte emplea el sobremoldeo en acero inoxidable, latón, aluminio y titanio.


El moldeo por inmersión

¿Qué es el moldeo por inmersión?

Se trata de un procedimiento de fabricación sencillo y económico que permite crear piezas a partir de un núcleo de aluminio o un molde calentado y, a continuación, sumergido y templado en un baño de plástico líquido (en el sector de Bülte, PVC blando). El tiempo de inmersión permite que el material se adhiera y determina el espesor de la pieza. Los moldes procedentes del baño se trasladan entonces a un horno para proceder a la cocción. Una vez que se han enfriado, las piezas se desmoldan. Bülte emplea el moldeo por inmersión para fabricar las conteras de protección flexibles.

Acabado superficial

El acabado superficial (o estado de la superficie) de una pieza de plástico se corresponde, grosso modo, con el aspecto estético de la pieza. Por tanto, se trata del acabado de la pieza. La selección del estado de la superficie debe realizarse durante el diseño del molde o la herramienta.

Existen distintas texturas de acabado de las herramientas para determinar el estado de la superficie de las piezas de plástico. Los granos pueden ser lisos, ligeramente rugosos, muy rugosos, brillantes, mates, etc. El grano de las piezas de plástico se obtiene directamente en el molde de inyección de plástico.

La superficie de las piezas moldeadas por inyección puede ser granulada o pulida.

En función de la familia de productos de Bülte, con carácter general, se realizará un pulido liso para arandelas, tornillos, tuercas, separadores y forros/casquillos, es decir, el conjunto de las piezas moldeadas por inyección en que el acabado es el más económico en la medida en que se corresponde con una superficie bruta susceptible de mostrar las marcas de los inyectores en las piezas moldeadas.

¿Necesita ayuda?

¿Encuentra algún problema al navegar por el sitio? ¿Necesita información adicional? ¿Necesita asesoramiento personal? ¿Desea hacer una petición especial sobre un pedido? Nuestro centro de atención al cliente está abierto los lunes de 9 a 12.30 y de 13.30 a 17 horas, de martes a jueves de 8 a 12.30 y de 13.30 a 17 horas y los viernes de 8 a 12 horas.